Silvana Estrada presenta un EP que es un canto al encuentro entre las personas

Tiempo de lectura aprox: 1 minutos, 30 segundos

En tiempos en donde el acto de abrazarse era considerado un arma cargado de peligro de muerte, Silvana Estrada planeó una manera de poder abrazarnos: sus canciones.Fue durante los meses de confinamiento, cuando las canciones de “Marchita” ya estaban grabadas y estaban esperando el momento más oportuno para salir (que fue en los primeros compases de este 2022, a través del sello norteamericano Glassnote Records), cuando una nueva generación de canciones surgió de la voz de la artista mexicana.“Abrazo” es un canto luminoso y esperanzador con el que la joven compositora latinoamericana se planta frontal ante “la idea de un amor humano y universal que nos rodea en los momentos duros”, confiesa. Y no se equivoca en ser optimista y luminosa: este nuevo EP ve la luz un día después de recibir sus primeras dos nominaciones a los Latin Grammys, en las categorías de Mejor Nuevo Artista y Mejor Álbum Cantautor.

Cuatro canciones que recorren sentimientos como la gratitud y alegría de encontrarse con otros seres humanos (“Brindo”), al amor como contrincante del miedo (“Se me ocurre”), a la capacidad de vivir sorprendida por las pequeñas cosas (“Aquí”) o un auténtico manifiesto contra la violencia machista que se convirtió en un himno del empoderamiento de las mujeres (“Si me matan”).Precisamente “Si me matan” es la primera canción que conocimos, cuando el 8-M de 2021 la compartió en un vídeo-performance que se hizo viral a través de YouTube, en donde Silvana Estrada le cantaba la canción a una sola persona mirándola a los ojos: un intercambio de energía que hace de la frontalidad y la desnudez un acto que abre de par en par las emociones, a la vez que sirve como carta abierta para batallar contra la violencia contra las mujeres.

La propia Silvana Estrada habla así sobre “Abrazo”, este EP que da continuidad y sirve como apéndice de lo que a principios de año fue “Marchita”, un álbum no solo candidato a ser de los mejores del año (como quedó claro en las críticas de The New York Times, Pitchfork, Billboard, Rolling Stone o Los Angeles Times, entre muchos otros, además de haber protagonizado su propia Tiny Desk para NPR.), sino también a marcar una era para la música de autor:
“Creo que anhelaba tanto abrazar a mis seres queridos que pensé en hacer un cariño de canciones, de melodías que llegaran adonde yo no podía llegar y tocaran a quienes no tenía cerca. Ahora que el mundo anda tomando un nuevo rumbo, me parece aún más importante compartirlo. Para no olvidar cómo y cuánto nos extrañamos cuando no pudimos vernos y para no dejar de lado todo eso que aprendimos, todo eso que nos salvó en estos últimos años”