LA VOZ ESPAÑA enciende el Wizink Center

Un momento de la actuación. Foto original de MAGUS CAMPBELL

MAGUS CAMPBELL.

Las luces llenaban de matices el Wizink Center ante un público emocionado que esperaba el inicio de una gran fiesta de la música.

Hasta que llegó la hora. La reina del pop latino, Paulina Rubio, junto a los coaches, Antonio Orozco, Luis Fonsi, Pablo López, encabezaron la entrada al escenario. Entre aplausos y euforia, también ingresaron los tres finalistas de ‘La Voz’ 2019 y Andrés Martín, el ganador de este concurso.

El ritmo y la pasión de los asistentes que ahora veían a sus artistas en vivo y en directo hicieron vibrar al recinto. No era para menos, 17.000 personas estuvieron unidas en un solo coro. Y es que la mejor manera de empezar un gran concierto fue como lo hizo la Voz: con el plato fuerte.

Un concierto fluido, sin pausas y lleno de sorpresas, mantuvo la energía del público por todo lo alto; y no fue para menos, porque mirar a David Bisbal junto a Luis Fonsi fue un espectáculo que emocionó a los espectadores cuando escucharon la canción “Aquí estoy yo”.

La fiesta de la Voz siguió con María Espinosa, una de las finalistas del concurso, que con mucha fuerza y elegancia interpretó una de las canciones referentes de Alejandro Sanz, Amiga mía. La noche siguió su curso y sorpresa tras sorpresa, los asistentes no paraban de asombrarse con las actuaciones de los artistas. Un gran ejemplo de esto fue el repertorio de Bustamante, que causó sensación a ritmo de bachata. Además, el artista manifestó la alegría y agradecimiento con Madrid por la muestra del apoyo incondicional.

Bustamante y Fonsi compartieron escenario. ¿Fonsi, nuevamente? Bueno, todo era posible. Tanto así que el puertorriqueño no dio tregua y puso a bailar a todo el Wizink con su éxito Despacito, ha sido, es y será un gran hit.

¿Un descanso?… ¡No! Paulina Rubio no dejó que la gente recuperase el aliento, se lanzó sobre el escenario a darlo todo y puso nuevamente a temblar al recinto.

No solo se debe destacar la gran energía que pusieron los cantantes, sino también la correcta iluminación y efectos que engalanaron la noche junto a las dos pantallas gigantes que fueron ubicadas en los laterales, gracias a las cuales, el público pudo tener una mejor visibilidad.

Para continuar el show, en un momento de la noche, ante la expectativa de todos, un piano entró en escena y por supuesto, era Pablo López que llegó a iluminar el Wizink con sus éxitos. Miles de móviles encendidos, la melodía del piano, gritos y aplausos se escuchaban, hasta que López, saludó a Madrid y entre la impresión de su público comenzó a cantar Que yo sigo jugando qué más da… La gente alumbraba con sus teléfonos el antes conocido como Palacio de deportes y así, entre las luces bajas y éxito tras éxito, los asistentes acompañaban al artista mientras él y su piano llenaban de torbellinos de emoción a todos.

Javier Moya, Ángel Cortés, finalistas del concurso La Voz España; Helena, primera ganadora de la Voz Senior y Miriam Rodríguez, Tercera finalista del programa de TVE ‘Operación Triunfo 2017’, también, engrandecieron el show con su perfecta actuación. Y llegó el momento de que el ganador cantase para su público, y fue así como, lágrimas de alegría se hicieron sentir en este lugar de grandes conciertos. Todos ellos, demostraron por qué estaban allí compartiendo escenario junto a iconos de la música.

Luego de que las personas recobraron fuerzas, después de casi hora y media de concierto, entró en escenario Bisbal para poner a bailar a los asistentes, interactuó con todos y dejó ver que su coreografía y afinación van de la mano.

Parecía que las sorpresas habían terminado hasta que Antonio Orozco entró y con una reverencia ante el público y un especial agradecimiento a quienes “inventaron la Voz España” inicio su show que cautivó con su pasmosa facilidad para llegar al corazón.

Asimismo, Karol G, conmovida y emocionada entró en escena para pedir que quedase grabado un momento especial. Su alegría y fuerza, impusieron presencia en esta noche.

Para cerrar con broche de oro, todos los artistas ingresaron nuevamente al escenario para deleitar a su público con su última actuación. Y es así que, más de 35 canciones sacaron lágrimas a algunos, pusieron a bailar a otros, e hicieron vibrar a todos, y aunque en algunas ocasiones los nervios traicionaron a los participantes (temas de afinación), la emoción y el calor del público madrileño fueron razón suficiente para decir que, sin duda, el primer concierto de la Voz España será una noche que quedará en la memoria de todos.