JF Vélez llega desde Puerto Rico con talento gigante desde la isla del encanto

Javier Francisco Vélez Soto, mejor conocido como «JF Vélez», es un joven puertorriqueño apasionado por la música. Nació en Moca Puerto Rico un 5 de octubre de 1995. Con tan sólo diez años comenzó a desenvolverse en el mundo de la música descubriendo así un talento innato dentro de su ser.

Su gran timidez impidió un crecimiento notable y progresivo. A sus quince años decidió romper con esa limitación al audicionar para una competencia de canto llamada«Renace una estrella«. Dentro de esta competencia superó su mayor miedo, siendo admitido en la misma y llegando a ser el cuarto finalista. Dos años más tarde su pasión por crecer en la música no cesaba y audicionó para «Idol Puerto Rico». A pesar de no haber llegado lejos dentro de dicho concurso, nunca dejó de brillar mediante competencias y «talent shows».

Luego de recibir un impacto en su vida, un accidente de auto fue la clave para dar un cambio drástico que cambió el rumbo de su vida y carrera musical. Empieza a cambiar sus cover de artistas seculares por música góspel, su primer Cover fue «Que me falte todo» de Zuleyka Barreiro.

Jf Vélez, lanza su primer sencillo «Pido Perdón», nos quiere dar un mensaje con esta canción compuesta por él. «Nunca es tarde para pedir perdón, el perdón no es un sentimiento es una decisión, es un acto que tomamos por nuestra voluntad en obediencia, porque nunca estaremos preparado para «Pedir perdón» por qué somos seres humanos imperfectos muy emocionales por tanto no es una decisión fácil, pero debemos perdonar recordando el sacrificio que Jesús hizo en la cruz del calvario por todos nuestros pecados.»

Esta producción significa el comienzo y la oportunidad de llevar el evangelio a través de la música, para así inspirar y levantar una generación de adoradores, apasionada para que amen servir a Cristo y vivir conforme a su palabra.

La producción está bajo el sello discográfico y cadena de distribución Creation Music Group a cargo de Raúl Rodriguez. El arreglo estuvo a cargo de Juan Camilo Borja y Luis Aviles de Blessing Recording Studios en el Bronx, New York.