Entrevistas de verano: MAKA

FERNANDO J. LUMBRERAS.

Del conflictivo barrio granadino de Almanjáyar viene Maka o, igual decir, Francisco Javier Rodríguez Morales. Su vida la marcaron, en un momento concreto, el haber nacido en este enclave del norte de la ciudad de la Alhambra, la música y la cárcel de Albolote, de donde salió en el año 2014 tras cumplir condena por un atraco y por posesión de hachís.

Hoy, rehabilitado y en paz consigo mismo, construye canciones desde lo positivo, canciones a la luz desde la luz, no en vano su último éxito se llama Vida, con todo lo que esas cuatro letras implican. Quién no comete errores en la vida, quién no hace por enmendarlos después cuando la madurez de los años le hacen echar la vista atrás con plena conciencia de los sucedido. Esa es la crónica de un hombre a quien la música rescató en todos los niveles a los que puede rescatarse una persona. Nos sentamos frente a frente y lo cierto es que en ningún momento le quise preguntar nada de su paso por la cárcel, creí que lo pertinente era hablar de música no de algo con lo que ya quedó en paz.

Sin apenas promoción, sus canciones acumulan decenas de miles de escuchas y, desde la tranquilidad, él sigue dándose a lo que mejor sabe hacer, componer a un futuro que se le dibuja muy bien. Maka es la prueba inequívoca de que a veces el talento se puede llegar a empañar, pero siempre está ahí.

Disfruta aquí la entrevista que mantuvimos con él.