La industria mainstream hace autoelogio con los Premios Odeón

581
0

Tiempo de lectura aprox: 2 minutos, 18 segundos

FERNANDO J. LUMBRERAS

En el año 2007, la crisis y los entresijos de la industria musical pusieron el punto final a los Premios Amigo. Era el final de una época para muchos y el inicio de un paréntesis de vacío en el que los artistas hubieron de mirar a galardones internacionales para visualizar los reconocimientos que, en justicia, merecían. Anoche, con la ilusión de la primera vez, los premios Odeón volvieron a ilusionar a todos los asistentes y nominados. Era solo eso: ilusión.

Faltaban la mayor parte de los productores musicales de este país, el 90% de la industria, que es decir mucho. Las tres grandes (Warner, Sony y Universal) se repartieron los premios como si de fichas de dominó se tratase.

Fue Universal la que pareció llevarse el gato al agua. Alejandro Sanz abrió la terna de galardones con el correspondiente al mejor álbum del año por #ElDisco que, para mi gusto, está a años luz de ser el mejor incluso de su carrera, pero bueno, este mundo tiene estas cosas. Siguió en ese carrusel de ganadores Manuel Carrasco, quien se marcó una espectacular actuación junto a Mon Laferte. La viñamariana está encantada de llegar a nuestro país cada vez que tiene ocasión y anoche no fue una excepción.

Tras Manuel llegó Aitana. La guapísima ex concursante de Operación Triunfo se encargó de recoger el de la Artista Revelación. Emocionada, la catalana no cesó de repartir dedicatorias. En el photocall de después, continuaba emocionada y repartiendo agradecimientos a propios y a extraños. La noche parecía presagiar un triunfo de Universal, que volvió a sumar un nuevo premio más cuando José Mercé y Tomatito recogieron el correspondiente al Mejor álbum de flamenco.

La hegemonía de anoche de Universal la rompió Rosalía, como no podía ser de otro modo. El Mejor videoclip fue ‘Con altura’ y toda la prensa estuvo esperando a una artista que no llegó nunca por encontrarse en Los Ángeles, preparando su actuación en los Grammy anglo.

Los otros ausentes fueron Morat, que también resultaron premiados en la categoría de Mejor Artista Internacional. No tardó en sumarse Warner a la fiesta de las otras dos grandes multinacionales: Vanesa Martín se llevó el de Artista femenino y Beret su correspondiente masculino.

Pero si hubo un artista que anoche sabía que se llevaba premio seguro ese fue José Luis Perales. Inmerso en la gira de despedida, el conquense fue homenajeado en el Teatro Real como se debe, con los músicos de hoy cantando sus temas más emblemáticos.

La sorpresa definitiva (hasta a mí me desconcertó) fue el premio a la mejor canción: ‘Contando Lunares’. ¿En serio? ¿Con los número uno que hemos tenido? Esa es la mejor canción que podíamos hacer en un mismo año?

Necesidad de algo más

Los premios necesitaban algo más, mucho más. El sonido que se ofreció por televisión no fue el mejor y, para colmo de males, el presentador, sin gracia, con un habitual uso de tacos para introducir sus chistes menos acertados, no estuvo a la altura. Ni quiero acordarme —pero es que hay que contarlo— de la mala pasada del micrófono abierto en que se le escucha decir «que acabe esto ya».

El palmarés era predecible, las actuaciones diría que poco reseñales, pero me quedo, sin duda ninguna con la de Manuel Carrasco y con la de Mon Laferte, que hacían presagiar que íbamos a estar ante una especie de momento estelar como el de los Grammy. La cosa no fue a más.

En resumen, gala carente de muchas cosas, hasta de ritmo. Presentador fácilmente olvidable y la sensación agridulce de que la música española mereció más, de que los espectadores merecieron más.

PALMARÉS DEFINITIVO

  • Mejor canción: Contando lunares, de Don Patricio y Cruz Cafrune
  • Mejor álbum: #ElDisco, de Alejandro Sanz
  • Mejor video: Con altura, de Rosalia, J Balvin y El Guincho
  • Mejor directo: Manuel Carrasco
  • Mejor álbum de flamenco: De verdad, de José Mercé y Tomatito
  • Artista Odeón Femenino: Vanesa Martín
  • Artista Odeón Masculino: Beret
  • Grupo Odeón: Estopa
  • Artista odeón Latino: Morat
  • Artista revelación: Aitana
  • Premio de honor: José Luis Perales