MARÍA JOSÉ LLERGO lanza ‘El péndulo’

6
0

El péndulo no para. Esa es su verdad. El movimiento forma parte de su esencia. El péndulo es símbolo y parte de la cultura andalusí y del judaísmo. Y ahora, también es un elemento asociado a la carrera de María José Llergo. La joven ha interpretado el péndulo como ese vaivén que enseña y equilibra. Que sana.

En la naturaleza todo lo que está vivo se mueve, todo está en constante cambio y. aunque los cambios a veces duelen, son evidencia de vida. Si el péndulo se para, si dejo de sentir, muero. La inercia que contienen los sentimientos es la que me hace identificarme con el péndulo, que ya utilizó Foucault para demostrar la rotación de la tierra y que se utiliza en mi propia tierra para conectar con lo profundo, con lo esotérico”, describe la autora.

“El Péndulo” es un mantra profundo, aderezado por el flamenco bastardo característico de la cordobesa, y donde la percusión de ritmos ternarios y las bases electrónicas espaciales ganan cuerpo en un diálogo entre pasado y presente; entre raíz, tierra, metrópoli, tecnología y futuro. “El Péndulo” es el gravitar entre todo lo que somos. Aunque cueste encajarlo. El tema, como ya pasara con su anterior adelanto, “Me miras pero no me ves”, es una producción con el sevillano Carlos Rivera Pinto, Lost Twin.

Pero “El Péndulo” no puede ir solo. No hay un ‘yo’ sin un ‘nosotros’. Es por eso que el primer EP de la cordobesa, un vinilo de 7’’ de edición limitada (300 copias), con doble portada y firmado, viene acompañado por “Nana del mediterráneo”, canción editada en septiembre sobre la crisis del mediterráneo, pero esta vez en una versión extendida y brumosa, revisitada para la ocasión. “Me siento impotente ante el mundo y eso me hace aportar lo poco que puedo, mi voz. En mi propio proceso de sanación yo le canto también al dolor que siento observando lo que pasa ahí fuera. Como Antonio Machado, creo que tengo una conversación con el momento que estoy viviendo”.

María José Llergo vuelve a erigirse como una voz de compromiso. Compromiso de votos renovados: conectar con el dolor propio y el ajeno. Sin panfletos. Buscando la emoción, aquello primigenio que nos une como generación. María José Llergo es la punta de lanza de un cante profundamente abocado a la autoexploración y, por ende, al arte. Y este vinilo es sólo el primer acto físico de una entrega que se completará a principios de 2020 con la edición de su primer EP de siete canciones, “Sanación”.