El Dr. Bruno Jacobovski recomienda tratamientos capilares para el otoño

El cabello y el deterioro de este representa un factor determinante para la imagen y autoestima, motivo por el cual cada vez más personas optan por un tratamiento capilar para mejorar su salud capilar y tratar de recuperarlo en la medida de lo posible. Y más aún en otoño, cuando la caída capilar es más acusada.

Para conseguir paliar la caída y conseguir que el cabello tenga el aspecto de siempre pese a una temporada de estrés o por mera condición genética, es recomendable un tratamiento capilar que ayude a recuperar y fortalecer su aspecto.

“Un tratamiento capilar preventivo es clave” explica el médico capilar Bruno Jacobovski, “un tratamiento fortalecedor o preventivo para la caída puede marcar una gran diferencia. Las necesidades, no obstante, varían según el caso y, por ello, es recomendable acudir a expertos para que puedan hacer tratamientos personalizados”.

Del diagnóstico al tratamiento: vitaminas, infiltraciones y mesoterapia capilar

Ese es, en realidad, el primer paso para el éxito. En la clínica capilar de Barcelona que tiene abierta el Dr. Jacobovski se apuesta por una atención personalizada e individualizada, realizando un exhaustivo examen del cabello hasta llegar al diagnóstico del médico, quien recomienda un tratamiento u otro dependiendo de las particularidades de cada paciente.

“De manera habitual se suele empezar con la administración de suplementos vitamínicos, bien en forma de cápsulas por vía oral o bien en formato de loción, aunque todo dependerá del grado de avance de la alopecia” comenta, “aunque luego hay que apostar por una acción más directa como son las infiltraciones o mesoterapia”.

Las infiltraciones se enfocan en el mantenimiento y la prevención de la caída del cabello. Consisten en pequeñas y sencillas microinyecciones intradérmicas que no suponen ningún riesgo para el paciente, pero que siempre se deben de realizar en una clínica capilar Barcelona profesional. Así pues, tanto los suplementos vitamínicos como las infiltraciones son dos métodos ideales para todos aquellos que notan su cabello más débil y quieran reforzarlo.

Sin embargo, en los últimos tiempos, ha tomado cierto protagonismo el tratamiento que se conoce como mesoterapia capilar. Consiste en la bioestimulación mediante pequeñas inyecciones subcutáneas e indoloras que activan las células capilares de forma biológica.

Además de resultar muy efectiva, la mesoterapia capilar no necesita la aplicación de anestesia, siendo la duración de cada sesión de unos 10 – 15 minutos.  Entre los beneficios de la mesoterapia capilar, se destaca la sencillez de cada aplicación y las facilidades que ofrece este tratamiento para ser combinado con otros con la finalidad de maximizar los resultados y la durabilidad de este. Además, hidrata el cuero cabelludo, regula la grasa y la caspa y ralentiza la aparición de canas, siendo visibles sus resultados en un periodo de 4 meses.