Asfalto, ¿desde cuándo se usa este material?

Tiempo de lectura aprox: 1 minutos, 13 segundos

El uso del asfalto es ya tan habitual en la obra civil que apenas sorprende cuando se ve en carreteras, en aeropuertos y en caminos tanto públicos como privados pero, ¿desde cuándo este material es utilizado?

El uso del asfalto por primera vez data de finales del siglo XIX. Aunque incluso en época babilónica se han encontrado restos de un tipo de asfalto natural para las vías pavimentadas, lo que hoy en día conocemos como tal no empezó a generalizarse hasta que entre los siglos XVIII y XIX, en el Reino Unido empiezan a concebir las vías como algo más homogéneo que en la tradición romana.

De hecho, para principios del siglo XIX ya había cerca de 2500 kilómetros de firme Macadam en Gran Bretaña.

En realidad, las primeras patentes llegan de la mano del cambio en el ámbito del transporte. La generalización del uso de bicicletas y vehículos sirvieron para que se comenzara a estudiar cómo conseguir un firme que fuera uniforme, duradero y que, en un entorno húmedo como Inglaterra, permitiera circular sin apenas peligro. Ahí es cuando comenzaron a registrarse las primeras patentes asfálticas.

Ya en el siglo XX si hubo un detonante que demostró la importancia del uso de este tipo de soluciones en las vías de comunicación fue la Segunda Guerra Mundial. La necesidad de construir pistas de aterrizaje para permitir los aterrizajes de los aviones aliados en cualquier rincón.

Hoy en día no se entiende una carretera, camino o incluso pista de aeropuerto que no lleve por base este tipo de brea, arena y gravilla que ha servido para facilitar el tránsito de todo tipo de vehículos durante su relativamente corta historia.

Pensar en zonas donde hoy sigue siendo necesaria una proyección integral es hacerlo, por ejemplo, de Canarias. Con La Palma a la cabeza y numerosos desarrollos urbanísticos en muchas de las otras islas, es uno de los enclaves en los que, actualmente, más demanda hay. “Sin duda, es un sector que, aunque siempre estable, tiene momentos en los que la importancia se multiplica, como es el caso de la reconstrucción de vías de comunicación cuando se han visto comprometidas por elementos ajenos al control humano” explican desde Conasfal.