2023, el año de KAROL G

Tiempo de lectura aprox: 1 minutos, 25 segundos

FERNANDO J. LUMBRERAS

A estas alturas del 2023, pocas aventuras que se haya propuesto Karol G se han quedado sin cumplir y, lo que es aún mejor, prácticamente ninguna le ha salido mal. Fue una de las triunfadoras del Latin Grammy que, por vez primera, salió de los Estados Unidos para recalar en España, mantiene su ‘Mañana será bonito’ dentro de los 10 discos más vendidos de España más de 40 semanas después de su lanzamiento y es la primera artista en llenar 3 días seguidos el remozado Estadio Santiago Bernabéu. Con números así, la colombiana se enfrenta a un 2024 de consolidación de cifras y éxito.

Los «culpables» de esta Karolmanía han sido, sin duda, los miembros de su equipo de trabajo, completamente renovado y formado casi en su totalidad por mujeres, un grupo que se ha puesto a su entera disposición para llevar a cabo una política de «llegar a todas partes» con una música que no arremete contra nadie, que no es sexista pero si que habla de sexo y de sensualidad, que habla de oportunidades de ser feliz y de lo bonito que es vivir.

Carolina es hija de ese Medellín que pasó página luego de años muy oscuros. Si antes los adolescentes de los barrios más desfavorecidos de la ciudad colombiana querían ser sicarios al servicio de los narcotraficantes más sanguinarios (más por necesidad que por gusto), ahora muchos quieren ser cantantes, productores o compositores. Y tienen maestros: Maluma, J Balbin o la propia Karol G representan ese «Es posible» para los que menos fortuna han tenido. Hasta barrios tan peligrosos antaño como la temida Comuna 13, se han convertido en hervideros de artistas urbanos y plásticos que exportan su talento a través de redes sociales o plataformas digitales a todo el mundo.

Karol G exhibe orgullosa su colombianidad, se pasea por todos los escenarios del mundo con una sempiterna sonrisa porque sabe que, tras unos comienzos titubeantes y tras perseverar, consiguió aquello que tanto soñó. Y cuando se siente cierto flaqueo del reguetón, con el retiro o la desaparición prolongada de los escenarios de algunos de sus primeros impulsores, ahí esta esta mujer de 32 años, heredera de otras que iniciaron el camino, como la puertoriqueña Ivy Queen.

La paisa muestra su feminidad sin pudores ni censuras, no conoce de tabúes ni se amilana ante letras difíciles o comprometidas. Su crónica musical se sigue escribiendo pero, sobre todo, Karol G se divierte cada vez que se sube a un escenario. Sí, en el 2023 se lució como pocas, pero el inminente 2024, como ella dice, «Será bonito».