¿Y si tú también te pusieras a cantar?


Ya es hora de que conviertas tu voz en el vehículo real de todas tus emociones. Y es que estudios realizados por expertos han demostrado que la propia acción de cantar no solo es beneficiosa para nuestra autoestima, también incide de manera muy positiva en nuestra felicidad. Desdea la academia de canto Voz Viva en Madrid son conscientes de ello y tienen todas las pautas para que, sin ser todo un profesional, consigas focalizar y exteriorizar tus sensaciones. El modo es muy sencillo y los profesionales que imparten los talleres son profesionales de amplia experiencia.

Lo primero que debes aprender es a preparar tu cuerpo para la actividad. Para ello, una postura correcta es fundamental pero, además, también la preparación mental es de gran importancia. Dado que vamos a trabajar con nuestros pulmones y nuestro diafragma, la colocación lo es todo si queremos sacarle todo el partido a nuestra voz.

Escucharnos a nosotros mismos y tener buen oído son aspectos que también debemos tener presentes. Podemos aprender ambas cosas sin esfuerzo con la ayuda adecuada y en poco tiempo. A partir de ahí, el siguiente paso que habremos de dar es comenzar a entonar las primeras notas de las canciones con las que nos sintamos cómodos, con las que no estemos forzando ni nuestra voz ni los mecanismos fonadores de nuestro cuerpo.

Hay quien, llegado a este paso, recurre a un coach, un entrenador específico que incide en los puntos básicos que necesitaremos para cantar: la respiración, la dicción, el ritmo… al final todo consiste en que nos sintamos cómodos, que expresemos con libertad y que, en definitiva, seamos mucho más felices.

Vivimos en un mundo tremendamente estresante, saturados de mensajes por todas partes, de sonidos, de información… Y es necesario que nos dediquemos tiempo a nosotros mismos, que paremos un poco en la recepción de toda esa vorágine de estímulos para encontrarnos, para liberar tensiones. La clave es la respiración. A partir de ahí, piensa en tus canciones favoritas, aquellas que te llevan a un estado de bienestar, ¿por qué no cantarlas con tu propia voz?

No esperes más para sentirte más tú, más libre, mejor. Como dice el refrán: el que canta, los males espanta. Así que es hora de que encuentres tu propio bienestar con algo tan beneficioso como es la música y el complemente perfecto que es tu propia voz.