HISTORIAS DE LA HISTORIA: Mariano Díez Tovar


Dos años antes de que los hermanos Lumière patentaran el cinematógrafo, un sacerdote español ya había inventado un aparato para proyectar imágenes en movimiento. El gran sueño de este monje era el cine como lo conocemos hoy pero era, además, el creador de un sin fin de inventos que hoy te sorprenderían.