¿Sabes cuál de las patologías que afecta a millones de personas en todo el mundo empeora con la subida de las temperaturas?

Pese a que parece que la sociedad comienza a dejar atrás los prejuicios que tanto daño han hecho a determinados colectivos y sectores de la sociedad, lo cierto es que, en la actualidad, y más allá del libertinaje del que parecen hacer gala algunos jóvenes, todavía sigue existiendo más de un tema tabú.

Y es que, mientras resulta habitual escuchar hablar a cualquier persona de nuestro entorno de catarros, dolores de muelas, esguinces, varices, o la omnipresente covid-19, no resulta tan habitual escuchar hablar de las hemorroides, una patología que padecen miles de personas en nuestro país y que tiene una solución rápida y sencilla si se acude a los profesionales adecuados” comentan desde IVIS MED, donde han desarrollado una novedosa técnica para solucionar el problema para siempre.

El sedentarismo, el estrés, la alimentación inadecuada, el estreñimiento, todos y cada uno de ellos pueden ser factores desencadenantes de esta patología que aquellos que padecen saben muy bien que empeora por momentos, haciendo que los sangrados sean más frecuentes, que el dolor y escozor se agudice y, en definitiva, que su calidad de vida empeore.

“Existen dos tipos de hemorroides, las internas, que son las que suelen provocar sangrados, y las externas, que son las causantes del dolor y el escozor. Ambas influyen negativamente en la calidad de vida de las personas que las padecen y que, por el motivo que sea, no dan el paso de acudir a profesionales para acabar con el problema de raíz y para siempre”.

Para colmo, y como sucede con otras patologías vasculares, como es el caso de las varices, el incremento de las temperaturas no hace sino empeorar este problema, pues produce un efecto vasodilatador en el origen, es decir, en la vena ilíaca.

Pero, por desgracia, las altas temperaturas no es el único factor que hace que las hemorroides empeoren, sino que los períodos estivales y vacacionales suelen estar asociados a otro tipo de cambios, como el de la alimentación, que influyen directamente en un problema ya de por sí incómodo.

En cualquier caso, las hemorroides no dejan de ser un problema de salud como otro cualquiera de los que buena parte de la sociedad habla abiertamente, quizás si se tratara con la misma normalidad que otros temas, se extendería entre la población la idea de que vivir sin hemorroides es algo fantástico.