Bilbao, o cómo siete calles se convirtieron en villa mundialmente reconocida

Lo que hoy se conoce como la ciudad de Bilbao dista mucho de lo que fue en sus inicios.

Y es que, esta gran urbe estuvo en sus inicios constituida por solo siete calles que son las que constituyen el Casco Viejo, es decir, el barrio más antiguo de la ciudad, también conocido como Siete Calles, y que hoy se ha convertido en un hervidero de gentes que disfrutan de la gastronomía, la cultura y el arte bilbaíno a partes iguales.

Las siete calles que forman el Casco Viejo son:

“La Calle Somera, o de arriba, es la más antigua de Bilbao y, en la parte trasera de sus edificios se integraba la muralla que rodeaba el Bilbao de la época. Fue en sus orígenes emplazamiento para caballos, posadas y tiendas de distinta índole. Hoy, sin embargo, es un lugar ideal para pasear, tomar unos pintxos y empaparse de la cultura bilbaína” comentan desde el Pub K2, sito en la prelada calle.

Artacalle es la segunda de las siete y fue en sus orígenes lugar de carpinteros, zapateros remendones, plateros y entalladores.

La tercera es la Tendería, emplazamiento de pequeños talleres y tiendas, en la que, según relatan, en 1483, en el Portal sobre la Ribera, Isabel la Católica juró los fueros vestida de aldeana vasca.

Belosticalle es la cuarta y la más cercana al mercado de la Ribera, fue en otra época lugar de pescaderos y sardineras.

Carnicería era el nombre de la quinta de las siete calles, nombre que adquirió por ubicarse en ella el primer matadero de la ciudad, y que mudó a Carnicería Vieja, al ser necesario el traslado de este a otro lugar.

Barrencalle es la sexta y fue emplazamiento de vendedores de aceites, grasas, bebidas alcohólicas y bacalao.

Y en séptimo y último lugar se encuentra Barrencalle Barrena, situada al lado de la anterior, era la que más afectada se veía por las crecidas de la ría, siendo lugar de rederas y anguleros.

No obstante lo anterior, lo cierto es que “el Primer Bilbao estuvo constituido única y exclusivamente por las tres primeras calles mencionadas, es decir, la Somera, Artacalle y Tendería, a las que luego se unieron las restantes”.