EL DISCO DEL AÑO: Amaral, Salto al color