EL DISCO DEL AÑO: Maldita Nerea, Sinfónico