EL DISCO DEL AÑO: Bertín Osborne, Yo debí enamorarme de tu madre