EL DISCO DEL AÑO: Morat, Balas perdidas