EL DISCO DEL AÑO: Iván Ferriro, Cena precalentada