EL DISCO DEL AÑO: Joaquín Sabina, Lo niego todo