EL DISCO DEL AÑO: Sidecars, Cuestión de gravedad