EL DISCO DEL AÑO: Aleks Syntek, Transatlántico