EL DISCO DEL AÑO: Mikel Erentxun, El hombre sin sombra