EL DISCO DEL AÑO: Soledad Giménez, Los hombres sensibles