EL DISCO DEL AÑO: Raphael, Infinitos bailes