EL DISCO DEL AÑO: Melendi, Quítate las gafas