EL DISCO DEL AÑO: La Oreja de Van Gogh, El planeta imaginario