EL DISCO DEL AÑO: Santiago Cruz, Trenes, aviones y viajes interplanetarios