EL DISCO DEL AÑO: Dani Martín, La montaña rusa