EL DISCO DEL AÑO: Morat, Sobre el amor y sus efectos secundarios