EL DISCO DEL AÑO: Reik, Des-amor