EL DISCO DEL AÑO: Pimpinela, Son todos iguales