EL DISCO DEL AÑO: Doble alma, En la piel