EL DISCO DEL AÑO: David de María, Séptimo cielo