EL DISCO DEL AÑO: Sin bandera, Una última vez