EL DISCO DEL AÑO: Fredi Leis, Días grandes