EL DISCO DEL AÑO: Jesse & Joy, Un besito más