EL DISCO DEL AÑO: Diego Torres, Buena vida