EL DISCO DEL AÑO: Pablo López, El mundo y los amantes inocentes