EL DISCO DEL AÑO: Salvador Beltrán, Reflejos en mi camino