EL DISCO DEL AÑO: Maná, Cama incendiada