EL DISCO DEL AÑO: Melendi, Un alumno más